Empresarios creen que el cierre de la Gran Vía daña la imagen de Madrid

ADEPANoticias

La Confederación de Empresarios de Madrid (CEIM) -que reúne a 237.000 empresas, comercios y negocios de la región- considera que el cierre de la Gran Vía -una de las arterias comerciales más importantes y céntricas de la ciudad- es precipitado. Los empresarios critican que la decisión adoptada por Manuela Carmena da mala imagen  por las vallas y cintas que cortan el acceso y denuncian la falta de estudios de impacto antes de adoptar medidas restrictivas a la circulación en la zona centro. Además, sus quejas también se dirigen a la carencia de diálogo previo del Consistorio con los sectores afectados.

Desde la CEIM mantienen que el corte de la Gran Vía ha generado problemas a todo el conjunto de empresas del distrito centro, a proveedores y a clientes. Además, añaden que el cierre debería haber sido meditado con suficiente antelación y rigor, ya que Madrid posee una estructura radial con determinados ejes de circulación -como la Gran Vía- que son imprescindibles para la movilidad.

Por otro lado, los miembros de la confederación subrayan la necesidad de “elaborar rigurosos estudios técnicos fruto de la comunicación entre todos los sectores afectados, antes de adoptar cualquier propuesta de peatonalización de vías de alto tránsito”. Estas reclamaciones surgieron tras la reunión conjunta de los responsables de los consejos de Comercio, Turismo y Transportes con el objetivo de tratar los efectos del dispositivo especial de circulación implantado por el Ayuntamiento para esta Navidad.

El equipo de Carmena ha restringido la circulación en la Gran Vía y en otras calles del centro de Madrid durante las fiestas para ampliar el espacio a los peatones. Esta medida fue controvertida desde el principio, ya que durante los primeros días de corte se produjeron intensos atascos.

Además, el refuerzo del metro por el corte de esta avenida supuso un coste adicional para financiar el transporte público de 9,5 millones de euros, según confirmó hace cinco días el consejero de Transportes, Pedro Rollán, en la Asamblea de Madrid. Otros sectores, como Madrid Foro Empresarial -con 350 asociados-, apoya la medida, si bien reclama que se inicien los estudios para la peatonalización de la Gran Vía y así conseguir un modelo de ciudad más sostenible.