Viajes de negocios que acaban siendo un placer

ADEPANoticias

Acaba de terminar una reunión en el centro de Londres y quedan seis horas para que despegue su avión de vuelta a casa. La jornada de trabajo ha terminado. ¿Qué puede hacer? Una opción es buscar una buena conexión a Internet, ambiente relajado y aprovechar para rematar el día contestando a mails. Quizá eso era antes, porque ahora cada vez se trata de integrar los viajes de negocios dentro de la vida y el ocio. Así lo confirma la encuesta El viajero de negocios equilibrado, desarrollada por YouGov para American Express.

Se trata de un estudio realizado entre trabajadores europeos y el objetivo es descubrir cómo afectan a su vida personal -y también al rendimiento de la empresa- los conocidos popularmente como viajes de negocios. El resultado es que son beneficiosos, casi desde cualquier punto de vista desde el que se miren. De ahí ha surgido el concepto anglosajón bleisure, combinación de las palabras business y leisure, es decir, ocio y negocio.

‘Exprimir’ el tiempo libre
Lo que pone de relieve este estudio es que cada vez se tiende más a sacar el mayor partido posible a estar trabajando en otra ciudad. Por orden, se suele aprovechar para probar la gastronomía local (en el 84% de los casos consultados), lo que a veces no implica desconectar por completo del entorno laboral. Le sigue en preferencias aprovechar para hacer turismo (67%), porque aunque se haya estado muchas veces en una ciudad, siempre hay lugares por descubrir. Y el 46% se decanta por visitar a amigos. Todo esto condicionado a que se den las condiciones de flexibilidad para poder disponer de este tiempo libre.

El auge del citado bleisure, originalmente acuñado por la generación Millennial (de 18 a 34 años), ha llevado a algunos emprendedores a ver una posibilidad de negocio a través de las nuevas tecnologías. Como lo que propone Enlloi, una start up española que plantea opciones de ocio para abandonar la habitación de un hotel y cambiarla por planes de turismo, shopping, gastronomía e, incluso, actividades de formación. Que no se sabe nunca qué oportunidad puede surgir.

Según este estudio, además, los viajes de trabajo son buenos para la empresa. ¿El motivo? Los empleados aseguran que les hace ser más eficaces (lo piensa un 95% de los trabajadores consultados): comunican temas complejos con más facilidad, logran mayor grado de confianza con sus interlocutores y aumenta su eficacia en las reuniones, ya que se producen cara a cara.

Por otra parte, también reconocen que es una forma muy válida de romper con la rutina. Por lo que no es de extrañar que citen la posibilidad de viajar como uno de los datos que les empuja a la hora de elegir un nuevo trabajo.

Con la maleta preparada
97%: Este porcentaje de los empleados activos, aquellos que aprovechan el ocio durante sus viajes de negocio, reconocen que estos les ayudan a mejorar su rendimiento.

71%: Piensa que las interacciones personales que se establecen en los viajes de negocios hacen que sean más eficaces en su trabajo y “ayudan mucho”.

51%: Más de la mitad de los empleados consultados para realizar esta encuesta asegura que viajar es un aspecto agradable de su trabajo.

38%: Es el porcentaje de trabajadores a los que les gustaría tener mayor flexibilidad a la hora de disponer de tiempo de ocio durante los viajes laborales.

Fuente: www.expansion.com