Ser o no Ser en Internet

María Verónica Diaz RamosNoticias

Me gustaría compartir con vosotros, emprendedores, algunas reflexiones surgidas de años de vivencia de esta profesión que es la empresarial, experiencias propias y sobre todo ajenas que te forjan y te ayudan a ver con algo más de claridad y perspectiva los cambios que estamos viviendo sobre todo en estos últimos años.

Vivimos en la era de la información, pero esta máxima, que aceptamos, pocas veces la analizamos, ¿cómo nos afecta esto desde el punto de vista empresarial, y en particular, en nuestra estrategia de negocio?

Antes de comprar mi primer coche, (era un coche de segunda mano), fui a ver 35 hasta decidirme, me tomó unos dos meses. Hoy en día podría “ver” 100 coches en una hora, utilizando internet claro. Este es un claro ejemplo del acceso a la información que hoy tenemos. Visto del otro lado, pregunto, si tuvieras que vender tu coche, ¿cuánto tardarías si no lo publicaras en internet?
La siguiente pregunta que surge es, ¿tu producto está en internet? Si la respuesta es no, tienes un problema, pero si la respuesta es sí, tienes varios.

Publicar tu producto en internet no basta, tienes que subir a internet toda tu estrategia comercial, esto quiere decir, tendrás que digitalizar tu tienda, tu reputación, la comunicación con el cliente, con proveedores y con tus propios empleados.

La primera sensación al comprender esto es que todo es un mundo, y que tu empresa no está a la altura de un reto como esté, pues aquí vienen las buenas noticas, los costes que suponen encarar un desafío como este hoy en día están a la altura de cualquiera que se decida a hacerlo.

Vamos a lo práctico, en el pasado, una empresa que facturaba alrededor de 500.000 euros al año, asignaba a marketing un 5% de promedio, es decir, unos 25.000 euros/año, si teníamos que dedicarlos a catálogos impresos, por ejemplo, solo esta partida se comía el grueso de nuestra inversión. Entonces, era muy difícil encarar un plan de marketing de manera profesional y esta actividad era reservada a los grandes. Por lo tanto, mi empresa como mi competencia carecíamos de un plan de marketing.

Hoy en día, en la era digital, el plan de marketing se puede ajustar a casi cualquier cifra, posibilitando a las Pymes, diferenciarse de las que no lo hacen y además competir entre las grandes. Este nuevo universo en el que forzosamente hemos entrado, hace más democrática esta competencia, y aquellos emprendedores y empresarios que se sumerjan e inviertan en él, verán recompensada su visión.

por: Eduardo Piedimonte, Presidente de ADEPA