“El gran reto es crear una gran ‘start up’ que compre a otras”

María Verónica Diaz RamosNoticias

Cofundador de La Nevera Roja, hace un par de años que José del Barrio lanzó Samaipata Ventures, un fondo europeo de 40 millones de euros que prevé invertir en 22 ‘start up’ en los próximos 3 años.

Ocho son las personas que trabajan bajo la batuta de José del Barrio (Madrid, 1983) en Samaipata Ventures, un nuevo desafío en el que ha depositado su ambición emprendedora. Este fondo europeo, autorizado por la CNMV, cumple ahora dos años, tiene un tamaño que ronda los 40 millones de euros y aún sigue en proceso de fundraising (captación de fondos).

En los cuatro años que estuvo al frente de La Nevera Roja, Del Barrio tenía a su cargo una plantilla de más de 100 personas. Íñigo Juantegui fue su compañero de viaje en su primera aventura emprendedora. Ambos trabajaban en PwC aquel 2010 cuando pensaron que eso de montar un agregador de restaurantes a domicilio podría ser un negocio. A los 20.000 euros de inversión inicial se sumaron varios cientos de miles de financiación.
Cinco años después, facturaban 40 millones de euros y vendieron a Rocket Internet por el doble, un auténtico objeto de deseo que hace un año fue adquirido por Just Eat. Dicen las malas lenguas que por un precio inferior, aunque Del Barrio asegura que “eso es completamente falso. Just Eat llegó a ofrecer un precio mayor que el que nosotros cobramos por Rocket”. Sea como fuera, lo cierto es que en poco tiempo estos jóvenes revolucionaron el mercado de entrega de comida a domicilio, un éxito que ha contribuido al nacimiento de otras start up y al que, pese a todo, Del Barrio resta importancia: “Salió bien. El típico business plan que nunca se cumple pero en nuestro caso se cumplió”.

A por el ecosistema
El pasado mes de noviembre, David Buttress, entonces CEO de Just Eat y que lleva en este negocio desde 2006, decía que la consolidación de este sector confirma que está madurando, y parte de la culpa se la echa a los fundadores de La Nevera Roja: “Están invirtiendo en otras start up. Son geniales. Necesitamos más como ellos. Crear una rueda que se retroalimente, es como Silicon Valley”.
La afirmación de Buttress, que acaba de abandonar su cargo -ha acordado con la multinacional seguir trabajando un año como director no ejecutivo-, no es gratuita: Samaipata Ventures ha invertido en siete empresas -OnTruck, Food-Chéri, Jinn, CornerJob, DeporVillage, 21 Buttons y Colvin-, con un ticket medio de 400.000 euros, y prevé invertir entre 20 y 22 start up del sur de Europa (Francia, Italia, España y Portugal) en los próximos 3 años.

Del Barrio continúa trabajando por un ecosistema emprendedor en el que cree que hay que apostar más por las personas que hacen posible que un proyecto crezca. “Invertimos en start up en fase inicial, y el 80% de nuestra decisión depende del equipo.
Además de su talento y conocimiento técnico -métricas e indicadores de negocio- tenemos en cuenta su capacidad y ganas para atraerlo. Normalmente son empresas pequeñas que no tienen fácil competir en salarios con las grandes, pero pueden dar una parte de la compañía a los empleados de alto potencial.
El talento que eres capaz de atraer impulsará tu trayectoria; y las ganas por compartir tu éxito es algo muy sano”. Otro concepto que considera clave es la ambición: “Un proyecto puede ser magnífico y rentable, pero no ser invertible por un fondo como el nuestro porque carece de ambición”.

Hacer marca
Uno de los aspectos en los que insiste Del Barrio es en la aportación de valor. “Hemos optado por un modelo de marketplaces y creemos que esta especialización es lo que nos va a permitir entender mejor las start up y compartir nuestro conocimiento”.
Este emprendedor cree que más allá de la financiación es importante apoyar la creación de modelos de negocio que sean sostenibles en el tiempo. Por esta razón, habla con cautela de valoraciones elevadas en las fases iniciales. “Hay que guardar una relación entre el burn rate -tasa de dinero que la compañía consume cada mes para continuar con sus operaciones- y la valoración. Inflarla demasiado pronto puede traer problemas. A veces es mejor hacer una ronda más baja y cumplir ciertos hitos antes de levantar más dinero”.

No obstante, reconoce que todo depende del nivel de ambición y del modelo de negocio: “Nosotros en La Nevera Roja crecíamos al 400% anual, podríamos haberlo hecho al 20% y no consumir capital. Decidimos crecer y para ello necesitas financiación. Cada uno escoge su modelo”. Y añade que “ninguno de los grandes éxitos de la historia del emprendimiento como Google, Amazon y un largo etcétera de empresas cotizadas muy rentables, hubiera sido posible sin la financiación del venture capital”.

Lo que en su opinión falta en España es mentalidad de crecer: “Es necesario un cambio de mentalidad. Creemos que el éxito está en vender bien, cuando perfectamente podríamos crear la compañía que compra”.

“¿Por qué no se puede hacer el siguente Google en España?”
José del Barrio se siente orgulloso de la evolución positiva del emprendimiento en España. “En 2013 entraron 200 millones en el sistema. Este año una sola empresa levantará ese capital. Lo que hace falta es que el sistema digiera de forma sana y eficiente.
El emprendedor puede hacer mal uso del dinero, el fondo invertir mal o la aceleradora no cumplir su función”. Añade que el sistema está creciendo y “nos enfrentamos a unos retos en los que todos tenemos que hacer bien nuestro trabajo.
En contra de la opinión de otros, no creo que sobre el dinero, tendrá que ir entrando más y mejorarlo todo”. Otra de las cosas que, en su opinión, contribuirá a una mejora es la incorporación de conocimiento al sistema, “sobre todo gracias a la entrada de fondos internacionales y emprendedores que ya tienen su negocio y revierten talento y financiación.
Pero creo que hace falta más. Vamos por el camino adecuado y tiene un impacto positivo. Me sorprende que haya quien lo ralentice, cuando incluso las grandes compañías se benefician de los perfiles de las ‘start up’ que adquieren o contratan a personas que proceden de ellas”. Del Barrio afirma que no sobra nada: “Tenemos todos los componentes y la responsabilidad de desarrollar un ecosistema que está detrás de otros. Por eso me pregunto por qué los proyectos más innovadores no salen. ¿Por qué no se puede hacer el siguiente Google en España?”.

www.expansion.com