Cómo convertir sus contactos virtuales en una ayuda real

María Verónica Diaz RamosNoticias

Conocer en persona a sus mejores contactos del mundo online, le permitirá establecer relaciones más estrechas. También podrá lograr objetivos como conseguir un empleo o cerrar nuevas colaboraciones.

Cientos de contactos en LinkedIn, de amigos en Facebook y de seguidores en Twitter. Prácticamente, cualquiera puede presumir de contar con una comunidad de usuarios así en internet, pero pocos saben cómo trasladar esas relaciones al mundo real y que así tengan un impacto positivo en su carrera. Realizar un networking profesional a través de las redes sociales requiere mucho tiempo y dedicación. Estas plataformas se han conformado como un vehículo para que cada uno alcance sus metas laborales: desde acceder a un empleo hasta conseguir nuevos colaboradores para un proyecto propio, pasando por ganar visibilidad en un sector.

LinkedIn es la red profesional por excelencia y funciona como una gran agenda virtual de contactos. Sin embargo, desde hace un tiempo está adquiriendo un matiz más social y se desvirtúa su uso. Caer en ese error puede dañar las relaciones establecidas. No obstante, la mayoría de las redes sociales se puede emplear con fines profesionales. Por ejemplo, así está ocurriendo con Twitter, Viadeo, Xing y hasta Facebook. En cualquier caso, “el primer paso para hacer un networking efectivo es marcarse objetivos. Cabe formularse una serie de preguntas: ¿Qué quiero conseguir? ¿Pretendo cambiar de empleo? ¿Necesito socios para mi negocio? Cada uno tiene sus propias motivaciones. No hay que realizar esto al azar”, explica Alicia Ro, comunicadora especializada en técnicas para hablar en público y marca personal.

El cara a cara

Lo más recomendable para hacer amigos en las redes sociales es ofrecer un trato lo más personal posible. Hay que pasar de la automatización y la gestión de contactos a granel a algo más cercano y humano. Se trata de dar más importancia a la calidad que a la cantidad. Por ejemplo, es útil enviar mensajes personalizados o participar en foros especializados. “El mundo virtual sólo es el paso previo para el momento de la verdad, el contacto directo. Los profesionales de un sector suelen estar conectados en las redes sociales, pero también acuden a los mismos eventos. La clave está en presentarse en un acto de este tipo”, comenta Andrés Pérez, asesor de estrategia personal.

En general, conviene desvirtualizar a los contactos con los que se mantiene una relación frecuente y productiva en internet. Genoveva Vera, coach ejecutiva experta en liderazgo, considera que es muy importante conocer a los perfiles que a priori son más interesantes, pues servirá para saber si realmente son buenos profesionales. “Antes, hay que documentarse sobre esas personas y estar preparados ante una posible decepción. Mucha gente engorda su know how en las redes sociales”, asegura Vera. No obstante, afirma que estos encuentros suelen servir para confirmar que hay interés por ambas partes y para que la relación se vuelva más auténtica. Si las dos tienen una presencia online coherente y acorde con lo que son, es probable que la confianza entre ambas se fortalezca. El siguiente paso es obtener información para proponer alguna colaboración futura y cerrar una cita formal. “Este tipo de reuniones son frecuentes. Habitualmente, son muy útiles para crear sinergias profesionales beneficiosas”, añade Vera.

Las mejores influencias

Lo difícil de las redes sociales no es ganar seguidores, sino que estos sean de calidad. Los usuarios deben identificar quién se puede convertir en su nuevo mejor amigo en estas plataformas y, por tanto, quién puede influir de manera positiva en su carrera.

Eso sí, no hay que olvidarse de que el networking exige una colaboración mutua. Todos los profesionales deben ser activos y no quedarse en dar me gusta a alguna que otra publicación. Normalmente, los más interesantes son aquellos que están pendientes de la trayectoria del resto, conectan a unos expertos con otros y que comparten los contenidos de los demás y los enriquecen con su punto de vista. Conviene conocer a este tipo de usuarios para establecer con ellos una relación más estrecha.

Trucos de cada red social

La primera vez que contacte con alguien a través de las redes sociales debe ser claro y directo. No obstante, es necesario conocer los códigos de cada plataforma.

  • LinkedIn. Es adecuado incluir un mensaje personalizado en la solicitud de contacto. De esta manera, se demuestra un interés especial en esa persona y se captará su atención.
  • Twitter. Después de seguir la cuenta de un perfil, se le debe mandar un mensaje privado en el que se muestre disposición a colaborar e interactuar en sus publicaciones.
  • Facebook. Se puede enviar una solicitud de amistad al profesional o seguir su página oficial. Después, también es recomendable mandarle un mensaje privado.
  • beBee. Esta red social tiene en cuenta el sector profesional y las aficiones de cada usuario. Los miembros pueden comprobar de forma sencilla con quién tienen más aspectos en común.
  • Viadeo. Muestra el currículo de los usuarios y mantiene los contactos organizados por categorías. Es conveniente participar en los foros o grupos de emprendedores.
  • Xing. Los integrantes tienen la posibilidad de emplear herramientas, como gráficos, para hacer ‘networking’.
  • Blog. Hay que ofrecer contenido novedoso. Enlazar esta plataforma al resto de redes es una buena idea.

Estrategias para realizar ‘networking’

En todo momento el profesional debe saber por qué realiza ‘networking’ a través de las redes sociales. “Tiene que definir qué perfiles le pueden ayudar a cumplir sus metas y aportar un valor añadido a su actividad. También debe tener en cuenta que la esencia de este tipo de relaciones es ayudar y colaborar, no obtener beneficios sin ofrecer nada a cambio”, explica Alicia Ro, comunicadora especializada en técnicas para hablar en público y marca personal. El siguiente paso es plantearse en qué redes sociales están esas personas. Para ello, se puede realizar un rastreo en las distintas plataformas utilizando ‘hashtags’ o palabras clave. Antes de contactar con alguien de manera más directa -por ejemplo, a través de un mensaje privado-, hay que realizar una búsqueda más completa en Google para obtener información concreta sobre ese perfil. También es crucial conocer cuanto antes los intereses de los distintos usuarios. En algunos casos es sencillo. Por ejemplo, está claro lo que quiere aquel que detalla en su perfil que está en búsqueda de empleo. Por su parte, los expertos en recursos humanos suelen contactar para proponer algún proyecto.

www.expansion.com